jueves, 26 de junio de 2014

Boda Civil: Algo nuestro y personal

Hoy vamos a hacer de nuestra boda civil, justo eso, que sea nuestra y personal.

Seguimos distinguiendo entre los dos tipos de bodas, en una dependencia oficial o en una no oficial.

Si es una dependencia oficial, deberemos pedir permiso para todo lo que queramos hacer. Algunos nos dejarán y otros no, así que es super importante informarles y ver cuánto de participativos se quieren ofrecer.

Si es una boda no oficial, es decir, la que haremos en la finca donde nos casemos, en el restaurante, en el jardín... podremos personalizarla aún más. Deberemos hablar con nuestro oficiante, en caso de haberlo contratado, o de nuestro familiar o amigo, para tenerlo todo controlado.Pero vayamos viendo punto por punto!
  1. Pensar cómo queremos que sea nuestra ceremonia. Podemos hacer un pequeño planning donde veamos el tiempo necesario, donde iría la música, los votos, el tema anillos, lecturas...
  2. Comunicárselo al oficial, oficiante o amigo/familiar que lleve a cabo la ceremonia.
  3. Hacer un ensayo general días previos, siempre que sea posible. Eso os ayudará a estar más tranquilos el día de la boda y además, ver que todo funciona correctamente.
  4. La música. Todos los participantes deben saber cuándo sonará. Así que es importante transmitirlo (el ensayo general ayudará mucho a esto).
  5. Las personas que intervengan en la ceremonia, también deben estar coordinadas. Saber cuando entran, cuanto dura lo que van a decir...
  6. Si queréis hacer votos, es decir, una promesa el uno al otro. Os recomiendo que os la llevéis escritas, en tarjetas con letra grande y bien visibles.
  7. Rituales: Hay multitud de rituales, los más conocidos el de la arena y el de las velas. Pero si queréis hacer un ritual, y no os encaja ninguno de los que hay por internet, podéis inventarlo. ¡Es vuestra boda!
  8. Actas matrimoniales. Sí, ya hemos firmados nuestra acta matrimonial el día de nuestra boda civil oficial. Pero es un momento precioso que no debe faltar. Así que crear vuestra propia acta matrimonial, donde firmar vosotros, y todos los testigos que queráis.
Recuerda la importancia que tiene el contratar a un oficiante profesional. Será una persona que está acostumbrada a oficiar bodas, que os podrá aconsejar sobre qué hacer y qué no hacer. Sabrá amenizar vuestra boda, y la verdad, os dará una gran tranquilidad.

¿Os están  ayudando los posts sobre las bodas civiles?

Puedes ver los anteriores, aquí y aquí.

”twitter” ”facebook” ”pinterest” ”instagram” ”bloglovin”