viernes, 15 de mayo de 2015

Mis Wedding Planners: Que se Besen

El día de mi boda fue el mejor día de mi vida. No tuve nervios, solo tuve mucha ilusión por cada cosa que pasaría en la boda; no tuve dudas, porque sabía que iba a firmar (nunca mejor dicho) mi amor por Isra; no tuve miedos, porque había contratado a los mejores: Que se Besen!

El día que nos reunimos por primera vez con María salimos de allí encantados, sobre todo Isra, lo había visto todo muy claro, se quedaba muy tranquilo con ella y confiaba muchísimo. Tras unos días contratamos su servicio de Coordinación Parcial, parcial porque ya teníamos cosas que sino... hubiera sido Coordinación integral sin dudarlo.

María y yo conectamos muchísimo y cada dos por tres quedábamos para tomar algo e ir a buscar cositas de la boda, a parte de tenerla por whatsapp cada vez que me entraban dudas sobre algo o se me ocurría algo nuevo. Me acompaño a por mis zapatos, mi velo, mi tocado, a las pruebas de mi vestido de novia... Y siempre con una sonrisa en la boca.

Jose siempre nos acompañaba a las visitas a la hacienda, a elegir mantelería, sillas, cubertería, el menú... y siempre lo apuntaba todo en su libreta. Que gran ayuda fue porque cuando surgía una duda él sacaba su libreta y decía "esto es lo que escogimos por esto, esto y esto" y todo quedaba solucionado.

Iban pasando los meses y yo me sentía preparando la boda con unos amigos. Realmente estaba muy cómoda con ellos, y a Isra le pasaba lo mismo. Así que llegó la semana de la boda y todo fue sobre ruedas. Ellos nos decoraron la hacienda, ayudaron al catering a que todo se pusiera según lo hablado y consiguieron crear un ambiente increíble. El día antes de la boda estuvieron conmigo en la recogida de mi vestido y nos despedimos con una ilusión enorme ¡ellos también estaban ilusionados por la #bodapi!

Llegó la mañana de nuestra boda y sonó el telefonillo, era María junto con Ana para empezar. Las risas estuvieron aseguradas en aquel apartamento mientras me preparaban, María siempre con su móvil pendiente de cómo iba todo en la Iglesia donde se fue Ana a controlarlo todo y en la Hacienda donde estaba Jose. Recuerdo como mi madre me dijo "Noe, yo no sé como pero cuando tuvimos que velaros (ya os contaré esto) la mantilla estaba a mi lado, terminamos y la mantilla ya no estaba" mano de María, que en la sombra hizo que todo saliera a la perfección.

Una vez terminada la ceremonia nos fuimos a la hacienda donde nos esperaba una sorpresa. Mis amigas habían contratado una suelta de globos gracias a María, ella sabía que lo queríamos y cuando mis amigas se pusieron en contacto con ella lo hicieron realidad.

Estuvieron toda la celebración pendiente de nosotros y nuestros invitados, ayudándonos con nuestros regalos especiales, ese Jose detrás nuestra con todos los regalos para ir dándolos jajaja, y prepararon la sorpresa en la barra libre con un vídeo de la preboda de Fénix Visual y el sitio donde el photocall.
Sin ellos todo hubiera sido posible, pero no hubiera sido TAN INCREÍBLE. Y es que hubiéramos hecho que nuestros familiares estuvieran pendiente de todo en vez de disfrutando, hubiéramos pasado semanas angustiados porque todo quedase como tenía que estar, el día antes de la boda en la hacienda, y mil cosas más que ellos hicieron con una gran sonrisa en la cara y con toda su ilusión.

Hoy por hoy volvería a contratarlos sin ninguna duda, hoy por hoy creo que a parte de tener a mi lado unos grandes Wedding Planners creo que encontré unos muy buenos amigos :D
Si te casas no lo dudes, contratarlos! Porque Que Se Besen harán de tu boda una boda increíble, relajada, divertida y encantadora. Y lo mejor de todo, disfrutarás no solo de la boda sino también de los preparativos. Eso sí, después los echarás de menos jeje
”twitter” ”facebook” ”pinterest” ”instagram” ”bloglovin”

P,D: No me pongo más sentimental porque sino no paro... qué difícil es escribir sobre este gran día!
P.D2: Que se Besen... os quiero!